c/ Migdia nº 31. 2-D. 08720 Vilafranca del Penedes
931 184 040 - 664 373 125
contacto@hipnosis-profesional.com

Cirugía bajo hipnosis

Hipnosis

Cirugía bajo hipnosis

Quizás el ejemplo más extremo de control del dolor con hipnosis sea el uso en operaciones quirúrgicas como sustituto de la anestesia. La hipnosis permite a las personas alérgicas a la anestesia o en situaciones muy delicadas someterse a la cirugía sin dolor y sin anestesia. La hipnosis se utilizaba en cirugía antes de ser descubierta la anestesia. La hipnoanestesia se utilizó en operaciones a corazón abierto pues se consideraba que la anestesia suponía demasiados riesgos en pacientes muy delicados de salud.

Actualmente son muy pocos los hipnoterapeutas que ofrecen este servicio pues se considera que son muy pocos los pacientes que entran en una hipnosis muy profunda para que sea útil para la cirugía. Algunos piensan que “si una persona sufre y la hipnosis es la única solución, se sentirá muy motivada para que funcione” .

Para que funcione la cirugía bajo hipnosis es fundamental realizar suficientes sesiones de entrenamiento y durante las sesiones se enseña al paciente las diferentes técnicas.

Inicialmente se enseña al paciente a controlar el dolor de pequeñas zonas del cuerpo, y después se pasa a zonas mas amplias. Antes del día de la cirugía bajo hipnosis el terapeuta comprueba que las sugestiones de anestesia funcionan por ejemplo pinchando al paciente con una aguja y observando que no siente dolor.

Una de las ventajas de la hipnosis para las intervenciones de cirugía es que el paciente reduce mucho la ansiedad y el miedo a la operación así como que la hipnosis carece de efectos secundarios y reduce las nauseas y el dolor postoperatorio. Los inconvenientes es que la hipnosis lleva tiempo aprender y que es muy posible que no se permita la presencia del hipnoterapeuta en el quirófano.

En la practica queda la hipnosis en cirugía, reducida a casos muy concretos y delicados.

Fuente http://www.hipnosisterapias.com/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.