c/ Migdia nº 31. 2-D. 08720 Vilafranca del Penedes
931 184 040 - 664 373 125
contacto@hipnosis-profesional.com

Desórdenes alimentarios

Eating Disorder1

Desórdenes alimentarios

La hipnosis ayuda a controlar los comportamientos destructivos que se han convertido en hábitos (en ocasiones, compulsivos). Los comportamientos insanos y repetitivos los controla el subconsciente en lugar de la mente consciente, y para modificarlos de forma permanente debemos establecer una comunicación más directa que nos permita experimentar cambios positivos.

trastornos_alimentariosLos desórdenes alimentarios cada día se hacen más comunes en nuestra sociedad, y los factores que pueden llevar a una persona a desarrollar estos hábitos insanos son variados. Con estos trastornos la persona puede tener consecuencias nocivas para la salud pudiendo padecer de algunas enfermedades, además, en la mayoría de los casos, el paciente desarrolla un cuadro psicológico inadecuado, generando así problemas emocionales y de comportamiento, por ejemplo, estrés, ansiedad, baja autoestima, depresiones, imagen negativa de sí misma, problemas sociales, entre otros.

Nuestras intervenciones mediante hipnosis tienen como objetivo incitar a la persona a establecer hábitos sanos de vida, donde se sentirá bien consigo misma y desarrollará diferentes mecanismos de control para combatir el problema y las causas que hayan podido originarlo. Para esto será necesario, en primer lugar, detectar que tipo de trastorno se adapta a los síntomas del paciente, y entre los cuales podemos encontrar:

Hipnosis para la Bulimia nerviosa:

Es un trastorno alimenticio en el cual una persona reiteradamente, y de manera compulsiva se atiborra al comer (definido como el consumo rápido de una cantidad grande de alimentos en un período breve). Los síntomas de bulimia siempre incluyen sentimientos de falta de control sobre el comer durante los atiborramientos, vómitos regulares, el uso de laxantes o diuréticos, el seguir dietas estrictas, la purgación, ejercicios vigorosos para prevenir el aumento de peso, un mínimo de dos episodios de atiborramiento a la semana durante por los menos 3 meses y una autoevaluación que es influida excesivamente por la figura y peso del cuerpo.

Otros síntomas pueden incluir la restricción de alimentos o de líquidos, el abuso de enemas, la pérdida de apetito, el aumento o la pérdida de peso y una variedad de cambios físicos incluyendo la deshidratación, irregularidades menstruales, desajuste de electrólitos, glándulas parótidas hinchadas o caries dentales severas. Se pueden distinguir dos tipos de bulimia, la primera es de tipo purgativo donde la persona induce regularmente el vómito o usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso; la segunda, tipo no purgativo, aquí la persona emplea otras conductas como el ayuno o el ejercicio intenso, pero no recurre a provocarse el vómito ni usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.

La hipnosis puede utilizarse en los personas con problemas de bulimia para reprogramar la actitud del subconsciente hacia la comida y disociar la ingesta de alimentos de la sensación de bienestar. Además, puede usarse para incorporar nuevos modelos de comportamiento en relación con las horas, los lugares y los motivos para comer. Algunas sugestiones pueden ser no comer entre horas y parar de comer cuando uno empieza a sentirse lleno. Por otro lado, la hipnosis puede aumentar el atractivo de las comidas sanas, o suprimer por completo comidas basura.

Hipnosis para la Anorexia nerviosa:

Es un trastorno grave, un cuadro clínico que se caracteriza por la preocupación sobre el peso corporal y el rechazo a la comida. Las personas con anorexia desarrollan distorsiones perceptivas: sobrevaloran sus dimensiones, sobredimensionan sus medidas y se genera una mayor insatisfacción corporal manteniendo así una conducta para la pérdida de peso de manera progresiva. Progresivamente van eliminando todos los alimentos, siendo este detalle muy visible para la familia.

En la anorexia no hay pérdida de apetito, los pacientes anoréxicos tienen estas señales como todas las personas, y pasan mucha hambre sobre todo al principio del trastorno aunque su percepción distorsionada interpreta el hambre y la saciedad de manera diferente.

Dentro de los síntomas se pueden distinguir: Baja autoestima, autoinducción del vómito o cualquier otra conducta compensatoria, disminución del sueño, actividad sexual ausente, amenorrea (pérdida de la menstruación), ansiedad, depresiones, desnutrición, rupturas de las uñas, caída de cabello, envejecimiento físico, manchas en la piel, fallos renales, insuficiencia cardiaca, etc.

Se pueden distinguir dos tipos de anorexia, al primera de tipo restrictivo donde la persona no se da atracones o se purga; y la segunda, tipo bulímico/purgante, aquí la persona se da atracones y se purga.

Hipnosis para la Sobreingesta compulsiva:

Se caracteriza por atracones recurrentes de comida en un período corto de tiempo (inferior a dos horas), gran cantidad de alimentos (superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un espacio de tiempo similar y bajo las mismas circunstancias) y principalmente a solas, hasta sentirse completamente lleno, con satisfacción durante y después de cada episodio y la sensación de no poder parar de comer durante el atracón. Existe por lo general ansiedad anticipatoria a la ingesta con posteriores síntomas de culpabilidad, baja autoestima, auto-rechazo, culpabilidad excesiva, depresión, preocupación por el peso y la imagen corporal, distimia y malestar físico que puede provocar somnolencia. La frecuencia de los atracones, debe ser como media, de al menos don días por semana durante un período mínimo de 6 meses. La persona no presenta conductas compensatorias típicas de la bulimia nerviosa o anorexia nerviosa tipo purgativa.

Hipnosis para la Obesidad:

Peso superior al 20% del ideal, o según el IMC con resultado superior a 30, o mejor aún, por un porcentaje de grasa corporal superior al 35% en mujeres y 30% en hombres. Los factores ambientales que provocan obesidad son el sedentarismo y una dieta hipercalórica muy rica en grasas saturadas y azúcares refinados que inducen rápidos y altos índices de glucemia. Es un claro problema de salud en los países desarrollados, afectando hasta un cuarto de la población y aumentando con la edad, sobre todo a los 50 años de edad. Dentro de los problemas psicopatológicos, los más relacionados con la alteración de apetito son los trastornos del humor. El patrón atípico de la depresión, que se da con más frecuencia en adolescentes, y el patrón estacional, que se dan en los países de las zonas templadas del globo, se asocian al aumento del apetito. La obesidad puede ser originada también por enfermedades endocrinas, síndromes neurológicos y genéticos, o bien ser secundaria al consumo de fármacos como esteroides, antidepresivos o neurolépticos. No obstante, en la mayoría de los casos, el origen de la obesidad se halla en malos hábitos alimentarios adquiridos en cualquier etapa de la vida. Por lo tanto, el trabajo terapéutico implicaría cambiar dichos hábitos y ayudar en los proceso de adelgazamiento y mantenimiento.

  1. claudia gordilloclaudia gordillo08-24-2013

    Me interesa este tema …yo me realice cirugía bariatrica ya va ser un año ….y solo baje 20 …kilos me gustaría comunicarme con ustedes …quiero hacer hipnosis …gracias ..son de argentina catamarca capital.

    • zahirzahir08-27-2013

      Hola Claudia, gracias por contactar con nosotros. Estamos en Barcelona (España).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.